jueves, 27 de febrero de 2014

Úrsula

Úrsula es negra totalmente con algunas canas en su cara. Duerme casi todo el día pero, igual que todos los perros labradores, a veces se porta como cachorro.  Entonces muerde los tapetes y los arrastra por toda la casa retando a quien se los quiera quitar.

Está muy acostumbrada a su paseo matutino donde huele todas las novedades que los perros de la noche dejan en los pastos y en las banquetas. Muchas personas me detienen para comentarme que qué bonito perro, que si es macho o hembra, o que si quiero cruzarla.

Es una perra vieja y silenciosa parecida a la casa de adultos en la que vive. Su piel es suave y cálida. La mano se desliza con gusto por todo su cuerpo. Cuando llego de la calle me olisquea la ropa y los zapatos; así se entera de dónde anduve y con quién. Yo también la huelo a veces.

Cuando nos visitan los nietos se alerta, mueve la cola, aúlla y sale a recibirlos. Corre con ellos en el jardín, nos gana la pelota y masca los juguetes descuidados. Cuando se van, cae rendida hasta el día siguiente. Se levanta temprano a esperar el nuevo paseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario