lunes, 30 de mayo de 2011

Crónica de la presentación del mural de Viviana y Manolo en Mérida

Bueno pos aquí les va una crónica de la presentación del mural. 
 
Ayer fue una de esas tardes calurosas y húmedas, yo francamente no pensé que fuera a ir mucha gente. Pero a las seis en punto comenzaron a llegar, conocidos y amigos y también gente que se enteró por el periódico o de boca a boca. LLegaron alumnos de Habla y trajeron gente que conocían y llegaron estudiantes de arte de la Esay, la escuela de artes visuales de Yucatán. Con el proyector listo y la sala llena de gente, empezamos la presentación. Yo leí mi texto, y Marimar lo tradujo, entre párrafo y párrafo pude ver la expresión de la gente, realmente interesada por lo que yo estaba leyendo. Recibí gran aplauso al final. Marimar y Kurt lo quieren publicar en su página web y en una revista. Luego Manuel empezó a hablar ya directamente de cómo se gestó, planeó y pintó el mural, con ayuda de fotografías de los primeros bocetos, las medidas, la retícula y el proceso de la preparación de la pared. El hablaba y yo hacía la traducción al inglés. Este fue un momento muy emotivo, porque explicamos cómo se hizo, y Manuel venciendo su natural timidez, hasta chistines dijo. La gente estaba fascinada oyendo y riendo con los chistes que yo traducía y agregaba de mi cosecha. Esto fue bueno porque ayudó mucho a que la gente se relajara y se sintiera cómoda. Luego abrimos una sesión de preguntas y respuestas. Los gringos no se hicieron esperar, preguntaron de todo, sobre los colores, sobre la retícula, sobre las imagenes, si le habiamos puesto nombres a los personajes mientras los pintábamos, etc. Los mexicanos somos más timidos para hablar en público y si hay gringos acaparando, más. Pero con todo, se animaron a preguntar. Cuando terminamos nos dieron un aplauso sentidísimo (que yo, con mi pms, tuve que controlar las lágrimas de que me conmoví mucho) Luego se inició el taller dirigido por Kurt, que se pinta solo para ser el director de orquesta y tiene esa capacidad de movilizar gente e involucrarla y hacerla participar. Les pidió a todos que en silencio buscaran un sitio para mirar el mural con mucho cuidado y luego encontraran algo (a key note) que les abriera las puertas a la interpretación, y luego los puso a discutir en grupos. Con todo y el calor que habia en la sala, la gente se quedó feliz con el taller. Sacaron las interpretaciones más locas y volvimos a abrir una ronda de preguntas y respuestas. Nos volvieron a preguntar de todo, ahora sobre sus propias interpretaciones, por qué pusiste un niño que hace barcos, por qué hay un trompo, por qué hay una llave, etc. y luego alguien preguntó cuánta pintura se había llevado, y Manuel contestó que un galón de verde para el fondo y un litro de rojo, uno de amarillo, uno de azul, uno de negro y uno de blanco, que todos los colores que ahi veían habían salido de la combinación de los primarios. Lo que obviamente hizo que la gente hiciera ¡ooooooohhhhh! Despues agradecimos a todos y pasamos al brindis. La gente se nos acercaba para besarnos y abrazarnos, nos daban las gracias por haber dejado un pedazo de belleza en sus vidas, bueno fuimos como los cenicientos, por una noche fuimos tratados como Royalty.  Los estudiantes de arte nos rodeaban, nos acribillaban con sus preguntas existenciales sobre el arte, querían que como oráculos dijeramos netas. jajaja. 
La gente salió feliz, feliz. Disfrutó todo el evento a pesar del calor. Los de la universidad anáhuac (legionarios) andan buscando al maestro manuel para ver si estuviera interesado en dar clases en su carrera de diseño. Así que cosas saldrán de este mural, vuelvan a ver el artículo del yucatanliving, porque han dejado ahi algunos comentarios. Estamos en el candelero, y de esto si somos listos, tendremos que beneficiarnos. Fue una noche muy conmovedora para mi por varias razones: porque llegamos aquí con una mano adelante y otra atrás y en dos años nos ganamos el respeto y el reconocimento de mucha gente, y hemos logrado vivir de la pintura. Porque ayer, a pesar de los pesares, volvimos a creer en nostros mismos y en lo que hacemos juntos, porque cuando nos preguntaron cómo habíamos amalgamado nuestros estilos, manuel contestó que el estilo lo había marcado yo y el solo se limito a adaptarse y cuando nos preguntaron sobre la composición yo dije que manuel había compuesto el mural, el ritmo y el movimiento y yo solo me limite a iluminar. Fue un acto de generosidad mutuo, un reconocer al otro y un mensaje que solo entendimos el y yo, te quiero y te respeto. Porque despues del esfuerzo físico que implicó el mural, del cansancio y el desgaste, supe que habíamos creado una obra bellísima, un canto a la vida y a la creación, una declaración de fe, una declaración de principios, donde no podía distinguirse donde empezaba el uno y terminaba el otro, la obra que durante cuatro años hemos estado pintando. porque amar y pintar han sido la misma cosa. y eso lo trasmite el mural, por eso ha tenido el éxito que ha tenido. por eso la gente lo ha calificado como beyond beautiful. 
No es que me eche harta crema en mis tacos, pero realmente me conmovió mucho y me dejo satisfecha y feliz. me habría gustado tanto, no saben cuanto, que hubieran podido estar ahi.

viernes, 27 de mayo de 2011

La motocicleta china

Un sueño juvenil que todavía tengo es comprar una moto. No quiero una gran cosa; una moto chica de las que antes le decían bicimoto. Me imagino muy feliz los sábados y domingos paseando en la moto,  explorando aquí y allá calles nuevas, yendo a los ensayos, con mis compritas o mi flauta en la canastilla.
Más de dos veces he ido a las tiendas de motos a preguntar, a comparar precios y, en realidad, a buscar un vendedor que  me convenza.
Hubo uno que casi lo logra cuando le objeté que había yo oído que esas motos chinas que él vendía no duraban mucho. Me miró y  me dijo: pero usted tampoco la va a usar mucho.
Tuvo razón.

domingo, 22 de mayo de 2011

Enseñanzas del juego del Dominó

El juego del dominó puede ser una modesta analogía de nuestras actividades colectivas y de nuestra toma de decisiones en solitario.
Cuatro jugadores en una mesa. En el centro de la mesa  hay una cadena de fichas y cada jugador tiene frente a sí sus fichas propias que oculta de los demás. Las fichas del centro son información compartida por todos. Las fichas de cada jugador son información que sólo él conoce. Entonces, cada uno de los cuatro jugadores tiene diferente información sobre lo que está pasando en el juego: la información pública compartida por todos, más sus propias fichas sólo conocidas por él.
Así es la vida ¿no? En cualquier actividad colectiva, hay cierta información conocida por todos y cierta información individual privada. Cada uno ve las cosas diferente de los demás.
En el dominó, cada jugador trata de hacer la mejor jugada a partir de su información parcial. Si tiene más de una ficha que tirar, debe tomar una decisión en solitario. Algunas decisiones son definitivamente buenas, otras son definitivamente malas, pero debido a lo incompleto de la información, la gran mayoría de las decisiones son dudosas: se espera que salgan bien si nuestras suposiciones son ciertas, pero puede que salgan mal. También así es la vida ¿no?

viernes, 20 de mayo de 2011

Reflexión sobre iniciativa México

Aplaudo el proyecto 'Iniciativa México'. Sobre todo el fondo. La forma no me gusta. Eso de auto elogiarse por el bien que hacen y eso de convertir a los concursantes en estrellas de tv,  logra que todo el proyecto y las instituciones aliadas participen de las cualidades más detestables de las televisoras nacionales. Eso de que las ideas propuestas estén sujetas al voto del público televidente recuerda demasiado al 'sube, papi, sube' de Pelayo, y puede sesgar la balanza hacia las ideas simples eliminando las que tienen un cierto grado de refinamiento.


Forzar a los concursantes, supongo que los fuerzan so pena de descalificación, a ir a las televisoras a que los entrevisten para promover el proyecto, y de paso a las televisoras; preguntarles qué van a hacer con el premio si lo ganan, qué tan bien les ha ido por haber sido concursantes del año pasado, y qué tienen que decirle al pueblo de México, me parece detestable. Sobre todo porque los entrevistadores son los mismos que igual entrevistan a un político, a un narco preso o a un transeunte. 


Todo se contamina de la mala historia de las televisoras mexicanas. Y esto sí importa porque en México existen muchos grupos y personas con proyectos sociales importantes que se auto excluyen del concurso precisamente porque no les gustan las televisoras.


Pero el fondo sí me gusta ¿Qué más se puede pedir que una alianza entre las organizaciones públicas y privadas más poderosas, o influyentes, de México para convocar y premiar proyectos de auto organización de la ciudadanía que buscan mejorar su calidad de vida sin esperar que todo venga del gobierno. Proyectos de líderes sociales que primero buscan el bien colectivo y luego, si acaso,  el beneficio personal.  Los cinco temas del concurso (calidad de vida; desarrollo comunitario; medio ambiente; buen gobierno y rendición de cuentas, y justicia y derechos humanos) son los mismos que están en la agenda de cualquier grupo, izquierdoso o derechoso, contestatario o religioso, ingenuo o demagógico, globalifóbico o globalifílico.


Los grupos que se auto excluyen por posiciones ideológicas deberían considerar si su marginación voluntaria fortalece o perjudica a su proyecto y a sus beneficiarios. Elegir la marginación es desear que el proyecto propio esté siempre al borde del fracaso.


Bueno, a veces elegimos fracasar siempre y cuando tengamos a quien echarle la culpa.

domingo, 15 de mayo de 2011

Reflexión sobre la ópera

A primera vista la ópera es un fenómeno artístico extraño ¿Por qué la gente tendría que comunicarse cantando? Para responder, la clave está en lo que tantas veces repite Margarita López Cano: "La voz humana es el instrumento que mejor transmite el sentimiento y las emociones". En la ópera la voz no es un instrumento más, es el instrumento central de la expresión artística. La ópera no es un diálogo de los personajes sino de emociones y sentimientos.
La ópera no es una colección de cantos más o menos bonitos pegados por el libreto. Las arias, los duetos y todos los cantos operísticos deben oírse en su contexto dramático, trágico o cómico, para entenderlos y disfrutarlos. Escucharlos como piezas sueltas en una colección o antología puede resultar interesante si se conoce la obra y se puede relacionar la pieza con el tema original, o puede resultar un sufrimiento si se desconoce el contexto. No obstante muchas arias son tan hermosas que sobreviven fuera de su contexto original. Así, el coro de Nabuco no sólo es una pieza muy  disfrutable fuera de contexto; es la expresión de la tristeza de los prisioneros y la nostalgia por la patria lejana.
En la ópera, la música de la orquesta, cumple una función semejante a la música de las películas: acompaña la acción, da el tono emocional del momento y advierte de lo que se aproxima.  Puede retratar la intimidad de los personajes, sus dudas y miedos que no se expresan en las palabras. La música hace que el espectador intuya lo que los personajes ignoran. Como en las telenovelas, la emoción y el interés se deriva de que los espectadores saben algo que los personajes no. Por medio de la orquesta, el autor le habla a los espectadores sin que los personajes se enteren. En Carmen, en La Traviata, con toda claridad, la música nos anticipa la tragedia de los protagonistas y nos hace verlos como marionetas que no pueden escapar a su destino.
La ópera se puede disfrutar en muchas capas. Lo primero es entender el argumento, por eso es una gran ventaja que se tengan subtítulos que permitan entender lo que dicen los personajes. Luego está el espectáculo visual: el vestuario, la escenografía, la recreación de la época. Luego la música. Luego el canto, escuchando cada pieza por sí misma. Luego el diálogo de emociones y sentimientos y finalmente el drama como pieza integra.
Como manifestación artística, la ópera no es más extraña que la poesía o la pintura. La ópera es, al igual que todas las artes, una especie de destilado o abstracción de ciertos aspectos de la existencia humana que se presentan, digamos, sin impurezas.

jueves, 5 de mayo de 2011

Tecnología y obsolescencia

Podría leer un manuscrito medieval o un libro impreso en siglo XVII, pero no puedo leer mis propios archivos escritos hace 30 años en mi primera PC. Ya no hay manera de leer los 'flopy disc' que se usaban entonces y, aun si hubiera, los procesadores de texto actuales no reconocerían el formato de los archivos. Sin embargo sí puedo leer mis textos anteriores escritos a máquina.

Algo semejante sucede con el almacenamiento de la música y los videos. Es casi imposible ahora escuchar un disco de 77 revoluciones, o los de 45 con los que aprendí a bailar en las fiestas de 15 años; los tornamesas para escuchar un Lp están próximos a ser piezas de museos. Los casetes son objetos desconocidos y difíciles de explicar a quienes andan por los 30 años de edad.

Qué decir del vídeo o, como se decía antes, la película. Cada nuevo formato dejó obsoleto al anterior. De 8 mm, a super 8, a video tape, a cinta digital, a los formatos digitales en memoria electrónica. Y cada formato digital supera y hace abandonar al antecesor.

Entiendo que la tecnología vaya evolucionando y cada novedad desplace a lo antiguo. Pero no acabo de ver por qué la sencilla tecnología de poner tinta sobre papel para escribir no inutiliza ni a los pergaminos ni a los papiros ni a las tabletas de barro. Todos esos medios de escritura son compatibles.

¿Por qué los medios electrónicos no son compatibles entre sí de la misma manera que el papel y el pergamino? Creo que la respuesta está en que para leer los archivos electrónicos, digitales o analógicos, no bastan los ojos o los oídos sino que necesitamos una máquina mediadora entre el mensaje y nuestros sentidos. Al evolucionar la máquina (incluido el software), pierde la capacidad de mediar con ciertos mensajes.

domingo, 1 de mayo de 2011

Ya nomás vamos por un milagro

Según las noticias, a Juan Pablo II ya sólo le falta un milagro para que  lo declaren santo y se siente al lado de Julio Cesar y Octavio Augusto Cesar quienes no sólo fueron declarados divinos por los pontífices romanos sino que hasta su mes del calendario les dedicaron: Julio y Agosto.
Yo fui testigo de este milagro de Juan Pablo II, ahí les va para ver si cuenta. En su segunda ¿o tercera? visita al DF, como a las dos de la tarde mientras el Papa decía su misa en el Zócalo, o por ahí, yo salí de Tlalnepantla con rumbo al altillo donde vivía. Un viaje que normalmente lleva una hora y media o más. Pero ese día, milagrosamente tardé solo unos 20 minutos porque el periférico y todo el DF estaba vacío; tan vacío como en semana santa.
Así sucedió; todavía no me lo explico. Espero que lo tomen en cuenta y a la mejor hasta le cambian el nombre a Septiembre.