sábado, 11 de junio de 2011

Un jubilable

Hace pocos días leí que en USA los viejos son muy buscados para quitarles su dinero. Un pariente o una institución financiera se ofrece a ayudarles a manejar su pensión o su herencia y acaba birlándola. Me preguntaba yo si en México sucedía lo mismo. Creo que sí.

Un día llegó a mi oficina de la universidad un hombre y me ofreció ayuda para sacar mi crédito de infonavit, comprar un departamento y venderlo inmediatamente; como resultado, el dinero de mi crédito quedaría en mi cuenta de banco, después de descontar su comisión de 5%. Le pregunté con quién había trabajado y mencionó un par de nombres bastante conocidos en Puebla. Lo interesante es que sabía mi nombre, mi edad y el monto de mi crédito infonavit. Dijo que antes había trabajado en una afore y que había tenido acceso a las bases de datos; que de esa manera había seleccionado a quienes estando ya próximos a jubilarse no habían usado su crédito. Me preguntó dónde encontraba a otros jubilables de la universidad que mencionó por su nombre. No hice el negocio.

Hoy, Sábado 11 de Junio, me llamó por teléfono alguien de la 'concentradora de pensiones de bancomer' (sic). Me pidió una cita para explicarme las ventajas de que  la concentradora maneje mi pensión. Una de tales ventajas es que con una tarjeta yo podría sacar dinero de cualquier cajero automático; sin comisión por ser cliente bancomer. También sabía mi edad y cuál es mi afore actual. No le di cita y lo noté enojado.

Hace más o menos siete años que me preocupa que la pensión del imss no me alcanzará, que en la próxima oleada de guillotinas me van a echar volis nolis, que se va a perder mi crédito de infonavit porque no puedo tramitarlo. Ahora tendré que añadir a mi lista de temores el caer en las manos de algún embaucador personal o bancario dispuesto a ayudarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario